CIRUGÍA ORAL

Existen distintos tipos de cirugía oral; desde una cirugía simple o menor hasta una cirugía más seria y compleja. Lo que todas las cirugías tienen en común es la necesidad de mantener la herida limpia y libre de infección y facilitar una rápida cicatrización y recuperación. Tu dentista, cirujano oral o periodoncista que haya supervisado la cirugía te habrá aconsejado sobre el cuidado y la cicatrización postoperatoria, que incluye el cepillado y enjuague, las restricciones alimentarias, los medicamentos para aliviar el dolor o controlar la infección, y cuando debes volver para que te quiten la sutura o para control.

 

El presente artículo se centra en cirugías orales menores, tales como las extracciones, la colocación de implantes dentales, la cirugía periodontal y las biopsias menores.

¿QUÉ SUCEDE DESPUÉS DE LA CIRUGÍA?

En la mayoría de las cirugías orales menores, el período de recuperación dura unos pocos días. Puedes experimentar alguna tipo de inflamación y molestias leves, lo cual es parte del proceso normal de cicatrización. Los siguientes consejos pueden haber estado incluidos en las recomendaciones postoperatorias que tu dentista o cirujano dental te hayan proporcionado; si tienes alguna duda, contáctate con el consultorio del cirujano:

 

    • Aplica compresas de hielo para ayudar a reducir la inflamación
    • Toma los medicamentos prescritos para controlar el dolor o la inflamación como se te indique. Si estas tomando antibióticos, debes completar todo el tratamiento aunque el dolor y la inflamación hayan cesado.
    • Evita tomar aspirina ya que diluye la sangre y puede ocasionar un mayor sangrado
    • Luego de la cirugía, tómate el resto del día con calma. Evita realizar ejercicios de impacto y levantar objetos pesados.
    • Eat soft foods and have plenty of fluids to drink.
    • Evita el consumo de alcohol durante el día de la cirugía
    • Intenta no fumar o consumir otros productos derivados del tabaco. Se ha demostrado que fumar retrasa la cicatrización de las heridas.
    • Mantén tu boca limpia. Dependiendo del tipo de cirugía, te pueden llegar a recomendar no enjuagarte o cepillarte durante las primeras 24 horas. Retoma tu rutina habitual de higiene oral tan pronto como te sea posible. Un cepillo GUM® Post-Surgical con cerdas ultra suaves es ideal, especialmente para los dientes adyacentes a la herida quirúrgica.

  • Utiliza cualquier enjuague prescrito como se te indique. La chlorhexidina es un enjuague comúnmente prescrito para ayudar a prevenir infecciones y mantener la boca limpia. Pide un enjuague sin alcohol, ya que será más agradable.

La mejor opción del producto