EMBARAZO

El embarazo es una etapa muy especial en la que necesitas cuidarte mucho más para que la vida de tu bebé tenga un buen comienzo y para prepararte para todo lo que involucrará el cuidado del niño. Tu salud oral es ahora más importante que nunca. Si en el pasado has gozado de una buena salud dental, entonces no deberías tener muchos problemas durante el embarazo. Sin embargo, si sufres alguna enfermedad dental, incluyendo alguna enfermedad sin tratar, deberías buscar asesoramiento dental lo antes posible. Independientemente de tu salud oral, ahora es momento de visitar a tu dentista e higienistas dental para asegurarte de que ningún problema dental interfiera con el progreso de tu embarazo.

¿QUÉ PROBLEMAS DE LA SALUD ORAL SE PUEDEN PRESENTAR DURANTE EL EMBARAZO?

1. Cambios en las encías – gingivitis del embarazo

 

El problema más frecuente durante el embarazo es el cambio en las encías, ya que reaccionan más agresivamente frente a las acumulaciones de placa dental. La mayoría de las mujeres notan que el color de sus encías cambia de un rosa pálido a un rojo profundo y que sangran frente a un cepillado suave. A menudo, esta condición es llamada gingivitis del embarazo. Normalmente comienza a las ocho semanas, tiene su pico durante el octavo mes y finaliza poco tiempo después del parto.

 

Ilustración: Los dientes y encías de la izquierda lucen normales y saludables. Las encías a la derecha muestran signos de una enfermedad periodontal – enrojecimiento e hinchazón.

 

¿Qué causa el mal aliento?

 

Los cambios en tu cuerpo, como el mayor nivel de hormonas y la forma en que funciona el sistema inmune, pueden provocar cambios en la forma en que tus encías reaccionan frente a la placa dental. Durante el embarazo, las encías reaccionan ante la presencia de la placa dental de forma más agresiva que lo normal. Por lo tanto, incuso si has tenido encías saludables antes del embarazo y has mantenido el mismo nivel de control de la placa dental e higiene oral, es posible que desarrolles gingivitis durante el embarazo con niveles muy bajos de placa dental.

 

¿Cuáles son los signos de advertencia?

 

Los únicos signos de advertencia son: encías que lucen rojas, sangran fácilmente cuando se las cepilla suavemente o sensación de sensibilidad. La presencia de sangre cuando se escupe o enjuaga la pasta dental es otro signo frecuente en todos los tipos de enfermedades periodontales.

 

2. Cambios en las encías – granuloma del embarazo

 

Estos bultos hinchados en las encías suelen desarrollarse durante el segundo trimestre. Son bastante raros y se presentan en menos del 10% de los embarazos. A veces son erróneamente llamados Tumores del Embarazo. No son tumores y no son cancerígenos. Ni siquiera son peligrosos. Pueden lucir antiestéticos y causar molestias.

 

Ilustración: Granuloma del embarazo

 

¿Qué causa el mal aliento?

 

Se desconoce la causa exacta. Se cree que se debe a las hormonas, a la alteración del sistema inmune, una mala higiene oral e incluso virus.

 

¿Cuáles son los signos de advertencia?

 

Un bulto o una hinchazón que aparece cerca de la línea de las encías, más frecuentemente en la mandíbula superior. A menudo, el bulto sangra durante el cepillado. Su crecimiento es lento y normalmente no causa dolor.

 

3. Cambios en los dientes – erosión dental

 

La erosión dental es una condición en la que los dientes son atacados por ácidos que ablandan la dura superficie del esmalte. La superficie ablandada que luego muy susceptible frente al desgaste abrasivo, y el diente literalmente se derrite. La superficie dental blanda puede ser re-endurecida por los minerales en la saliva y el flúor presente en los enjuagues y las pastas dentales. La erosión dental se está extendiendo entre la población y los riesgos crecen durante el embarazo.

 

Ilustración: Las características de la erosión dental son la falta de brillo, amarilleamiento, y que los dientes se achican gradualmente a medida que esmalte se disuelve.

 

¿CUÁL ES LA CAUSA?

 

La erosión es causada por los ácidos provenientes de dos fuentes. Las intensas náuseas matutinas con vómitos frecuentes permiten que los ácidos del estómago regurgiten en la boca. Los alimentos y las bebidas, incluso las “saludables”, contienen muchos ácidos. Muchas frutas y jugos frutales así también como las bebidas gaseosas son ricos en ácidos. Una vez que se encuentran en la boca, los ácidos atacan y ablandan la capa de esmalte que cubre los dientes. El esmalte emblandecido puede luego desgastarse, provocando un desgaste dental, a veces llamado erosión por ácido.

 

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS DE ADVERTENCIA?

 

Los síntomas tempranos incluyen puntadas leves o sensibilidad a las bebidas frías o calientes, al aire frío de invierno o al cepillado con agua fría en invierno. Mientras la erosión continúa, los dientes cambian su apariencia. Pierden la textura de la superficie y pueden lucir opacos y sin brillo. El color de los dientes, especialmente los frontales, también puede comenzar a ser más amarillo. En los casos extremos, la forma del diente cambiará, haciéndose más pequeños con los bordes frágiles.

 

¿QUÉ HACER PARA TENER UNA BUENA SALUD ORAL DURANTE EL EMBARAZO?

1.Hazte una revisión

 

Programa una visita dental lo antes posible y pídele a tu dentista e higienista dental algún consejo específico para tu situación. El cuidado dental es seguro durante el embarazo. Tu equipo dental trabajará para programar el momento óptimo para realizar cualquier tratamiento que necesites y contactará a tu obstetra cuando sea necesario.

 

2. Esfuérzate para realizar la mejor higiene oral posible. Utiliza el mejor cepillo de dientes.

 

En todos los dientes y encías:

 

Cepilla todos los dientes y encías minuciosamente con un cepillo de buena calidad diseñado para alcanzar y ayudar a limpiar todas las áreas de difícil acceso. Es aquí donde la placa dental se acumula– especialmente a lo largo del margen y debajo de las encías y entre los dientes.

 

Ilustración: los cepillos de dientes con cerdas extremadamente estrechas pueden llegar más lejos -debajo de las encías y entre los dientes, en las áreas de difícil acceso- que las tradicionales cerdas “de puntas redondeadas”.

 

Sostén el cepillo de modo tal que las cerdas apunten hacia el margen de la encía en un ángulo de 45 grados con respecto a las raíces del diente. Desliza el cepillo hacia delante y atrás, asegurándote que todas las superficies y todas las caras de los dientes sean cepilladas equitativamente. Hacerlo correctamente, debería tomar aproximadamente dos minutos. Consulta con tu higienista dental acerca de qué técnica es la más adecuada para tu boca.

 

 

Entre los dientes:

 

Los cepillos no pueden limpiar todas las áreas de difícil acceso entre los dientes—un lugar que a menudo sangra y en donde comienzan las enfermedades periodontales. Utiliza un cepillo interdental a diario para limpiar entre cada uno de los dientes. Utilizando un producto correctamente diseñado, la limpieza interdental resultará muy sencilla y muy efectiva. El hilo dental también puede ser utilizado en lugar de, o conjuntamente con, los cepillos interdentales pero resulta más difícil de manejar y no resulta mucho más efectivo.

 

Pasta dental:

 

Utiliza una pasta dental fluorada dos veces por día, cepillándote durante dos minutos para obtener los mejores resultados del flúor uniéndose al esmalte. Si eres propenso a sufrir erosión dental, intenta elegir una pasta suave y poco abrasiva y evita las pastas blanqueadoras que pueden resultar más abrasivas para la superficie dental ablandada.

 

Dieta:

 

Mantén una dieta balanceada, tanto como sea posible. Si estás consumiendo o bebiendo muchas comidas o bebidas ácidas (frutas, jugos de frutas, gaseosas, etc.) cuéntaselo a tu dentista para que pueda ayudarte a mantener la erosión en un nivel mínimo. El consumo frecuente de alimentos azucarados y almidonados como refrigerios, y no sólo como parte de las comidas principales, puede provocar caries. Sin duda, durante tu embarazo habrá cambios en tu dieta – cuéntaselo a tu dentista.

 

3. ¡No te olvides!

 

  • Mantén las visitas dentales habituales tanto durante como luego de tu embarazo
  • Cambia tu cepillo de dientes al menos cada 12 semanas y tu cepillo interdental cada dos semanas
  • Cuida tu cuerpo y en especial tu salud oral después de que nazca el bebé
  • Lleva a tu niño para su primer visita dental antes de su primer año de vida