LA DIABETES

La diabetes afecta muchos órganos y sistemas en todo el cuerpo. Las complicaciones más conocidas de la diabetes incluyen las enfermedades cardíacas, mala circulación sanguínea, pérdida de la vista y de la función renal, cicatrización más lenta de las heridas y menor resistencia a las infecciones. Algunas de éstas se presentan en conjunto y provocan complicaciones en la boca, tales como enfermedades periodontales, sequedad bucal, mala cicatrización e infecciones.

EL MANEJO DE TU DIABETES Y SALUD ORAL

La diabetes afecta muchos órganos y sistemas en todo el cuerpo. Las complicaciones más conocidas de la diabetes incluyen las enfermedades cardíacas, mala circulación sanguínea, pérdida de la vista y de la función renal, cicatrización más lenta de las heridas y menor resistencia a las infecciones. Algunas de éstas se presentan en conjunto y provocan complicaciones en la boca. Las complicaciones son:

 

  • Enfermedades periodontales
  • Sequedad bucal
  • Mala cicatrización
  • Infecciones fúngicas

 

Ilustración: la diabetes puede estar asociada a diferentes complicaciones bucales.

 

Si padeces una enfermedad periodontal que no ha sido tratada, puede resultar más difícil que controles tu nivel de azúcar en sangre.

 

Cuéntale a tu dentista si tienes diabetes y cualquier medicamento que estés tomando. Cuéntale a tu médico o endocrinólogo si padeces alguna enfermedad periodontal.

 

Para proteger tu salud oral, a continuación encontrarás varias recomendaciones:

 

  1. Controla tu nivel de azúcar en sangre. Sigue el consejo y las instrucciones de tu profesional médico y asiste a los chequeos de rutina como te lo indique.
  2. Cuida tus dientes y encías a diaria y de la mejor forma posible. Una buena higiene oral y el control de la placa dental son esenciales para mantener un cuerpo y una boca saludable.

     

    •  
      • Cepilla todos los dientes y encías meticulosamente con un cepillo de buena calidad, que esté diseñado para alcanzar y ayudar a limpiar todas las áreas de difícil acceso. Es allí donde la placa dental se acumula—especialmente en el margen y debajo de las encías, y entre los dientes. Utiliza una pasta dental fluorada para ayudar a prevenir la caries.

        Ilustración: los cepillos de dientes con cerdas extremadamente estrechas pueden llegar más lejos -debajo de las encías y entre los dientes, en las áreas de difícil acceso- que las tradicionales cerdas “de puntas redondeadas”.

    •  
      • Sostén el cepillo de modo tal que las cerdas apunten hacia el margen de la encía en un ángulo de 45 grados con respecto a las raíces del diente. Desliza el cepillo hacia delante y atrás, asegurándote que todas las superficies y todas las caras de los dientes sean cepilladas equitativamente. Hacerlo correctamente, debería tomar aproximadamente dos minutos. Consulta con tu higienista dental acerca de qué técnica es la más adecuada para tu boca.


        Ilustración: Posiciona el cepillo de modo tal que las cerdas logren un ángulo de 45 grados con respecto al diente.


    Entre los dientes:


    Los cepillos no pueden limpiar perfectamente las áreas de difícil acceso entre los dientes—un lugar que a menudo sangra y en donde comienzan las enfermedades periodontales. Utiliza un cepillo interdental a diario para limpiar entre cada uno de los dientes. Utilizando un producto correctamente diseñado, la limpieza interdental resultará muy sencilla y muy efectiva. El hilo dental también puede ser utilizado en lugar de, o conjuntamente con, los cepillos interdentales aunque suela creerse que el uso del hilo dental es mas difícil y menos efectivo.

  3. Visita a tu dentista apenas recibas la confirmación de tu diagnóstico de diabetes. Habla con él sobre tu salud dental actual y sobre los cambios que deberías hacer en tu rutina de cuidado oral.