Embarazo y Salud Oral

El embarazo es una etapa muy especial en la que necesitas cuidarte mucho más para que la vida de tu bebé tenga un buen comienzo y para prepararte para todo lo que involucrará el cuidado del niño. Si en el pasado has gozado de una buena salud dental, entonces no deberías tener muchos problemas durante el embarazo. Sin embargo, el embarazo viene acompañado de muchos cambios en tu cuerpo y algunos de ellos ocurren en tu boca. El problema oral más frecuente durante el embarazo son los cambios en las encías, dado que reaccionan de modo más agresivo frente a la placa dental; una condición conocida como gingivitis del embarazo. Normalmente comienza a las ocho semanas, tiene su pico durante el octavo mes y finaliza poco tiempo después del parto. Realizar una buena higiene oral durante el embarazo es la mejor forma de combatir la gingivitis del embarazo.
 

 

Pregunta

Acerca de la frecuencia con que debe hacerse chequeos durante y después de su embarazo , y si usted necesita pagar ninguna atención especial a su higiene oral y la dieta


Si su dieta cambia mucho para incluir el consumo frecuente de alimentos y bebidas azucaradas o ácidas ( incluyendo frutas frescas ) , pregunte si usted está en riesgo de desarrollar caries dental o erosión ácida

 

Cuenta

Su dentista acerca de su atención médica y su fecha de vencimiento

Su obstetra acerca de cualquier cuidado dental

 

Haz

Mantener una buena técnica de higiene oral para asegurarse de que sus encías se mantengan saludables y comer una dieta saludable evitando snacking frecuente entre las comidas en los alimentos y las bebidas azucaradas o ácidas

 

recuerda

Para programar un chequeo con su dentista e higienista dental a principios de su embarazo, si usted no tiene un chequeo al planificar el embarazo.

 

 

Para mayor información, haz clic sobre una pregunta

Estoy planeando quedar embarazada — ¿Qué debo saber sobre mi salud oral en este momento?

Este es un buen momento para que visites a tu dentista e higienista dental para asegurarte que los problemas dentales no interferirán de ningún modo con tu embarazo. Cuéntales tus planes y pídeles consejos específicos para tu situación actual, particularmente sobre la higiene oral y la salud de las encías.


Si padeces una forma de enfermedad periodontal conocida como periodontitis, esto puede afectar tu embarazo. Estudios han demostrado que la periodontitis no tratada puede relacionarse con el riesgo de tener un bebé prematuro. Aunque los investigadores no pueden confirmar ninguna causa directa, aún continúan investigando esta relación.


Planear tu embarazo es una buena oportunidad para asegurarte que tu boca se encuentra tan saludable como el resto de tu cuerpo. Tu dentista e higienista dental podrán proporcionarte un tratamiento para controlar cualquier enfermedad periodontal que tengas y podrán aconsejarte cómo prevenir su reaparición. Resulta esencial una buena higiene oral, desarrollada con una técnica correcta y los accesorios de limpieza adecuados para ti.



la periodontitis puede afectar tu embarazo. Mientras planees tu embarazo, realiza una visita de seguimiento.

¿Cómo debo cuidar mi salud oral durante el embarazo?

Programa una visita dental lo antes posible y pídele a tu dentista e higienista dental algún consejo específico para tu situación. El cuidado dental es seguro durante el embarazo. Tu equipo dental trabajará para programar el momento óptimo para realizar cualquier tratamiento que necesites y contactará a tu equipo médico cuando sea necesario.


Los cambios hormonales pueden provocar enrojecimiento e inflamación de las encías, resultado de cómo reaccionan ahora tus encías frente a la placa dental. La gingivitis durante el embarazo es bastante frecuente y puede ser controlada a través de una buena remoción de la placa dental. Esfuérzate por lograr la mejor higiene oral. Utiliza cepillos de dientes de buena calidad y que estén diseñados para llegar debajo de la línea de las encías y otras áreas de difícil acceso. Utiliza siempre pasta dental fluorada y cepíllate al menos dos veces por día. La limpieza entre los dientes, donde los cepillos tradicionales no llegan, es esencial. Utiliza hilo dental o cepillos interdentales especialmente diseñados para limpiar entre todos los dientes al menos una vez al día. Pídele a tu higienista dental cualquier consejo específico y consúltale si el uso de un enjuague anti-placa está recomendado en tu caso.


Lleva una dieta bien balanceada que sea baja en azúcares agregados e intenta evitar los refrigerios entre comidas. Sin duda, habrá cambios ocasionales sobre tu dieta durante el embarazo. Si te encuentras consumiendo o bebiendo muchos alimentos o brebajes dulces o ácidos, consulta con tu dentista dado que esto incrementa el riesgo de erosión por ácido y de sufrir caries. Además de la rutina habitual de higiene oral, quizás también te recomienden un enjuague bucal con flúor.


Si sufres vómitos y náuseas matutinas a menudo, el ácido puede dañar tus dientes. Para mantenerlo en un nivel mínimo, evita cepillarte durante al menos una hora después de haber vomitado, ya que el ácido suaviza el esmalte de la superficie dental y lo hace susceptible al desgaste de los abrasivos presentes en la pasta dental. Enjuágate con una solución (una cucharita de bicarbonato en una taza de agua). Eso ayudará a neutralizar el ácido y refrescar tu boca.



Ilustración: Las características de la erosión dental son la falta de brillo, amarilleamiento y que los dientes se achican gradualmente a medida que el esmalte se disuelve.