Enfermedades del Corazón y la Salud Oral

Las enfermedades cardíacas pueden afectar tu salud oral y el cuidado dental. Por eso es importante que le cuentes a tu dentista sobre cualquier condición cardíaca que tengas y sobre los medicamentos que estés tomando. Las enfermedades cardíacas y periodontales tienen algunos elementos en común, tales como la inflamación y los químicos que el cuerpo produce para causarlas y controlarlas.
 

 

Pregunta

Su dentista e higienista dental acerca de su salud de las encías

 

Cuenta

Su dentista acerca de su historial médico, incluyendo enfermedades cardíacas y otras condiciones del corazón , y todos los medicamentos que está tomando

 

Haz

Mantenga la boca y las encías lo más saludable posible , como la enfermedad de las encías hace que sea más difícil de manejar la enfermedad cardiaca ya existente .

 

recuerda

Para cepillar a fondo por lo menos dos veces al día según lo recomendado por su dentista o higienista dental, y para limpiar entre los dientes , ya sea con hilo dental o un cepillo interdental

 

 

Para mayor información, haz clic sobre una pregunta

Recientemente me han diagnosticado una enfermedad cardíaca. ¿Qué debo saber sobre la relación entre la salud oral y las enfermedades cardíacas?

Años de investigaciones han demostrado la relación entre la salud oral, particularmente las enfermedades periodontales, y la salud general. Tanto las enfermedades cardíacas como las periodontales son condiciones inflamatorias crónicas. Por eso, muchos investigadores creen que la inflamación puede ser el elemento en común. Aún se requiere mayor investigación para determinar si estas condiciones están realmente relacionadas, pero sí se sabe que la enfermedad periodontal puede dificultar el manejo de una condición cardíaca ya existente. Ambas condiciones causan el peso de la inflamación en el cuerpo.


Tu médico o cardiólogo trabajará contigo para reducir el riesgo de sufrir una futura condición cardíaca. Tu dentista e higienista dental pueden ayudarte a reducir el peso de la inflamación que comienza en la boca, trabajando contigo para mantener tus dientes y encías lo más saludables posible. Una buena salud de las encías comienza con una higiene oral efectiva, desarrollada según las indicaciones de tu equipo dental y utilizando el mejor cepillo y los mejores accesorios para el cuidado oral que se adapten a tu boca y a tu condición dental.



Ilustración: la inflamación crónica es uno de los elementos más frecuentes encontrados en la enfermedad periodontal y la enfermedad cardíaca crónica.

Tengo una enfermedad cardiovascular. ¿Qué debo contarle a mi dentista?

Tu dentista necesita saber todos los medicamentos que tomas y te hará varias preguntas sobre tus antecedentes médicos. Esto es importante ya que afecta tu tratamiento dental, el cuidado proporcionado en la oficina dental y podría afectar tu salud oral. Al prepararte para tu visita dental:

  • Haz una lista con todos los medicamentos (nombres y dosis), o júntalos en una bolsa y llévalos a la consulta dental.
  • Intenta recordar todos los aspectos de tus antecedentes médicos, en especial:
    • Alergias
    • Hospitalizaciones y cirugías
    • Problemas de sangrado
    • Presión arterial alta
    • Diabetes
  • Nombres y teléfonos de todos los otros médicos con quien te tratas.

Si tienes alguna condición cardíaca, puedes correr riesgo de desarrollar una endocarditis infecciosa—una infección en el revestimiento interno del corazón y las válvulas. Estas condiciones incluyen:

  • Válvulas cardíacas artificiales o válvulas cardíacas reparadas con material artificial
  • Antecedentes de endocarditis
  • Trasplante cardíaco con una función anormal de alguna válvula
  • Ciertos defectos cardíacos congénitos

La Asociación Cardíaca de los Estados Unidos ha emitido recomendaciones sobre la profilaxis antibiótica para éstas y otras condiciones para personas que se someten a determinados procedimientos dentales. Es importante que notifiques a tu dentista para que tome las precauciones necesarias. Tu dentista podría necesitar contactarse con tu cardiólogo o médico.