Diabetes y Salud Oral

La diabetes es una condición común que afecta a millones de personas. La diabetes afecta a varios órganos y sistemas en todo el cuerpo . Las complicaciones más conocidas de la diabetes incluyen enfermedades del corazón, mala circulación sanguínea , disminución de ojo - vista y la función renal , lenta cicatrización de las heridas , y una reducción de la resistencia a las infecciones. La salud oral también se asocia con diabetes. La buena salud oral puede ser disfrutado si los niveles de glucosa en la sangre pueden ser mantenidos y la boca está bien cuidado con minuciosa higiene bucal diaria y chequeos dentales regulares.
 

 

Pregunta

  • ¿Con qué frecuencia debe usted ahora asistir a chequeos ?
  • ¿Es buena su higiene bucal ? ¿Tiene que mejorar?
  • ¿Con qué frecuencia debe usted tener una limpieza profesional y consulte con el higienista dental?
  • ¿Es necesario la derivación a un periodoncista (especialista en salud de las encías ) ?
  • ¿Qué debe hacer si su boca se vuelve seca ?
  • Si necesita tratamiento dental, ¿cómo debe ser programado en torno a la hora de comer y la dosificación de ningún medicamento ?
 

Cuenta

  • Los nombres y las dosis de todos los medicamentos y el exceso de medicamentos de venta libre
  • Los datos de contacto de su médico de atención primaria y / o endocrinólogo
  • Su nivel de HbA1C si lo conoce (una medida de la glucosa en la sangre)
  • Si usted ha tenido algún episodio de hipoglucemia o reacciones a la insulina
 

Haz

  • Siga los consejos e instrucciones de su dentista e higienista dental
  • Tome todos los medicamentos prescritos y seguir el consejo de sus profesionales de la medicina
  • Llame a la oficina dental si tiene algún problema entre programados chequeos , como sangrado de las encías
  • Programe chequeos dentales regulares
 

recuerda

  • La diabetes afecta a muchos aspectos de su salud en general y el bienestar
  • Un buen control de la glucosa en sangre ayuda a minimizar las complicaciones de la diabetes
  • Follow the advice and instructions of your physician and dentist—they can help you stay healthier
  • Dígale a su médico y dentista de cualquier cambio que note en la boca , especialmente sangrado o sequedad.
  • Deje de fumar y ndash; fumar es una causa importante de enfermedad de las encías
 

 

Para mayor información, haz clic sobre una pregunta

Tengo diabetes. ¿Qué ocurre con mi boca y mi salud oral?

Años de investigaciones médicas y dentales han demostrado la relación entre la diabetes y la salud oral. En los pacientes con diabetes, muchos sistemas corporales y órganos pueden verse afectados por complicaciones. Las complicaciones bucales incluyen:

  • Enfermedades periodontales
  • Sequedad bucal
  • Caries radicular (deterioro de la raíz del diente)
  • Infecciones fúngicas
  • Problemas en la dentadura postiza
  • Mala cicatrización


Ilustración: la diabetes puede estar asociada a diferentes complicaciones bucales.


Las enfermedades periodontales son una complicación porque la diabetes provoca una fuerte respuesta inflamatoria frente a la placa dental. Las personas con diabetes son mucho más propensas a tener una enfermedad periodontal que las personas que no sufren de diabetes. Las formas habituales son causadas por las bacterias en la placa dental provocando una reacción inflamatoria en el organismo. Los signos de inflamación son enrojecimiento, sangrado e hinchazón.


La forma más leve de la enfermedad periodontal (gingivitis) es generalmente reversible a través de la remoción de la placa dental y una limpieza profesional. Los cambios más visibles en la gingivitis son las encías que lucen rojas e hinchadas y que sangran al ser cepilladas suavemente.



Ilustración: Gingivitis. A la derecha del diente se muestran las encías rojas, hinchadas e inflamadas. En contraste, a la izquierda se muestran saludables.


La forma más severa de la enfermedad periodontal (periodontitis) lleva a la destrucción del hueso que sostiene en diente en la mandíbula, lo que resulta en dientes flojos, un cambio en la apariencia de las encías –haciendo que los dientes luzcan más largos-, abscesos en las encías, mal aliento, y eventualmente la pérdida de los dientes. En las personas con diabetes la periodontitis puede progresar rápidamente.



Ilustración: Periodontitis. A la derecha del diente se muestra la inflamación, la recesión de las encías y la destrucción del hueso.


La sequedad bucal es una complicación de la diabetes debido a la diminución de la producción de saliva. La saliva es importante para una buena salud oral, ya que limpia la boca de restos de comida que podrían ocasionar caries, protege los tejidos lubricándolos, lo que permite hablar y tragar, y proporciona una gran cantidad de minerales para nutrir los dientes. Cualquier reducción en la cantidad de saliva podría comprometer la salud oral y provocar caries, úlceras e infecciones. Si la dentadura postiza se encuentra gastada, la falta de saliva al igual que en la sequedad bucal resultaría en una mala retención y estabilidad de la dentadura. Sin este lubricante natural, la dentadura rozaría los tejidos, causando llagas que podrían infectarse.


La caries radicular puede convertirse en una complicación dental de la diabetes en las personas que sufren recesión de encías y raíces expuestas. La causa no es clara, mas que por la sequedad bucal habrá una reducción en la protección que proporciona la saliva. Para un dentista, tratar exitosamente la caries radicular puede resultar difícil.


Las infecciones fúngicas pueden ser una complicación de la diabetes. Cuando tomamos antibióticos, las bacterias en la boca cambian y permiten que crezcan hongos, lo que forma una infección de los tejidos blandos y la mucosa oral. Comúnmente conocidas como aftas, estas áreas blancas o rojas de infección fúngica pueden ocasionar una sensación de ardor en la boca o lengua.


Los problemas en la dentadura postiza pueden presentarse como una complicación de la diabetes. La diabetes incrementa el riesgo de sufrir infecciones fúngicas debajo y alrededor de la dentadura. Por eso, las visitas de limpiezas y seguimiento con tu dentista resultan de suma importancia. Las dentaduras removibles se deben limpiar minuciosamente, lavándolas con un limpiador apropiado al menos una vez al día. Deben ser removidas y enjuagadas después de las comidas para remover cualquier resto de alimentos. Si la dentadura postiza no se ajusta correctamente, es probable que cause úlceras bucales que, si los niveles de azúcar en sangre no están controlados correctamente, se infectarán y no cicatrizarán. Remueve tu dentadura por la noche y déjala en remojo de una solución limpiadora. Eso ayudará a prevenir infecciones fúngicas y úlceras bucales y le dará a tu boca el descanso que tanto necesita de la dentadura postiza.


Mala cicatrizaciónEs una complicación de la diabetes después de cualquier tipo de cirugía oral, como las heridas se curan más lentamente y tienen más probabilidades de infectarse. Los implantes dentales en general no pueden ser instaladas en los pacientes diabéticos con mal control de la glucosa en la sangre , como los implantes son más propensos a la mala cicatrización e infección.

Tengo una enfermedad periodontal. ¿Qué ocurre con mi diabetes?

Las enfermedades periodontales son causadas por la reacción del organismo frente a las bacterias presentes en la placa dental. La principal característica de esta reacción es la inflamación—enrojecimiento e hinchazón de los tejidos que pueden llegar a sangrar fácilmente, incluso cuando se los cepilla suavemente. El cuerpo produce muchos químicos diferentes en los tejidos que están inflamados—para defenderse de las bacterias infecciosas, ayudar a remover las células muertas y dañadas y alentar la reparación y el crecimiento de las células y los tejidos nuevos. Estos químicos se extienden por el cuerpo a través del torrente sanguíneo y pueden dificultar el control del azúcar en sangre en aquellas personas con diabetes, empeorando así su condición diabética.

Sé que tengo diabetes. ¿Qué debo hacer para proteger mi salud oral?

  1. Hay tres cosas que debes hacer:
    • Controlar tu nivel de azúcar en sangre. Sigue el consejo y las instrucciones de tu médico y programa chequeos de rutina como él te lo recomiende.
    • Cuidar tus dientes y encías de la mejor manera, todos los días. Tener una buena higiene oral y controlar la placa resulta esencial para lograr una boca y un cuerpo saludable.
    • Cepilla todos los dientes y encías meticulosamente con un cepillo de buena calidad, que esté diseñado para alcanzar y ayudar a limpiar todas las áreas de difícil acceso. Es allí donde la placa dental se acumula—especialmente en el margen y debajo de las encías, y entre los dientes. Utiliza una pasta dental fluorada para ayudar a prevenir la caries.


      Ilustración: os cepillos de dientes con cerdas extremadamente estrechas pueden llegar más lejos -debajo de las encías y entre los dientes, en las áreas de difícil acceso- que las tradicionales cerdas “de puntas redondeadas”.

    • Sostén el cepillo de modo tal que las cerdas apunten hacia el margen de la encía en un ángulo de 45 grados con respecto a las raíces del diente. Desliza el cepillo hacia delante y atrás, asegurándote que todas las superficies y todas las caras de los dientes sean cepilladas equitativamente. Hacerlo correctamente, debería tomar aproximadamente dos minutos. Consulta con tu higienista dental acerca de qué técnica es la más adecuada para tu boca.


      Ilustración: Posiciona el cepillo de modo tal que las cerdas logren un ángulo de 45 grados con respecto al diente.

    • Los cepillos no pueden limpiar perfectamente las áreas de difícil acceso entre los dientes—un lugar que a menudo sangra y en donde comienzan las enfermedades periodontales. Utiliza un cepillo interdental a diario para limpiar entre cada uno de los dientes. Utilizando un producto correctamente diseñado, la limpieza interdental resultará muy sencilla y muy efectiva. El hilo dental también puede ser utilizado en lugar de, o conjuntamente con, los cepillos interdentales aunque suela creerse que el uso del hilo dental es mas difícil y menos efectivo.
  2. Visitar a tu dentista apenas recibas la confirmación de tu diagnóstico de diabetes. Habla con él sobre tu salud dental actual y sobre los cambios que deberías hacer en tu rutina de cuidado oral.