Cáncer y Salud Oral

El cáncer afecta la boca de muchas maneras. Muchas terapias contra el cáncer causan cambios sobre la salud normal de la boca y provocan úlceras, además de incrementar el riesgo de sufrir enfermedades periodontales y caries. El cáncer de boca y garganta (cáncer oral) afecta a cientos de miles de estadounidenses, con 41.000 nuevos casos por año. Al conocer los factores de riesgo del cáncer oral, tu podrás reducir la probabilidad de contraer la enfermedad, y si te diagnosticaran con cáncer oral podrías incrementar las probabilidades de que el resultado del tratamiento sea exitoso. .
 

 

Pregunta

Su dentista para realizar un examen de detección de cáncer oral en su cita chequeo regular de

Su dentista o higienista dental la mejor manera de cuidar de su boca para evitar el cáncer oral y otras enfermedades dentales

Su dentista y al oncólogo a comunicarse entre sí a través de su tratamiento contra el cáncer y la salud oral

 

Cuenta

Su dentista si usted ha sido diagnosticado recientemente con cáncer e idealmente antes de que comience la terapia del cáncer

 

Haz

Póngase en contacto con su oficina dental si tiene alguna llagas en la boca que no desaparecen dentro de 10 y ndash ; 14 días o si nota algún bulto o adormecimiento alrededor de la boca

 

recuerda

Fumar y el humo - menos tabaco y el consumo excesivo de alcohol son los principales factores de riesgo para el cáncer oral

Para realizar un autoexamen de cáncer oral mensual

Para tener buen cuidado de la boca y los dientes cuando se someten a la terapia del cáncer

 

 

Para mayor información, haz clic sobre una pregunta

Estoy a punto de comenzar un tratamiento contra el cáncer. ¿Debo contarle a mi dentista?

Los tratamientos contra el cáncer pueden afectar tu salud oral normal. Por tanto, resulta esencial que visites a tu dentista luego de que te hayan diagnosticado cáncer. Realizando una evaluación oral antes de que comience el tratamiento contra el cáncer, tu dentista podrá identificar y tratar cualquier problema, tal como una enfermedad periodontal, caries, dientes fracturados o arreglos, o infecciones que podrían provocar complicaciones orales cuando comience la terapia contra el cáncer.

¿Cómo afectará el tratamiento mi boca?

Los efectos colaterales frecuentes del tratamiento contra el cáncer como las náuseas y la pérdida de cabello son bien conocidos. Más de un tercio de las personas tratados por cáncer desarrollarán complicaciones que afectarán su boca. Estas complicaciones pueden interferir con el tratamiento y reducir la calidad de vida del paciente..


Algunas terapias contra el cáncer, especialmente contra el cáncer en la región de la cabeza y el cuello, afectarán el funcionamiento de las glándulas salivales y la cantidad y calidad de la saliva. Esto aumenta el riesgo de sufrir caries, ya que la saliva ayuda a protegerte de la caries. Tu dentista o higienista dental podrán recomendarte cómo mantener tu boca húmeda ante la ausencia del flujo normal de saliva, así también como sobre la necesidad de algún tratamiento adicional de flúor; tanto diariamente (en el hogar) con el que se realiza en el consultorio dental.


Otras complicaciones de la quimioterapia y la radiación incluyen:

  • Inflamación y úlceras de las membranas de la mucosa bucal
  • Infecciones fúngicas, bacterianas y virales
  • Percepción del gusto alterada que varía desde insípido hasta desagradable
  • En los niños, desarrollo y crecimiento dental y facial anormal

También debes extremar el cuidado de tus dientes y encías durante y luego de la terapia contra el cáncer. Asegúrate de cepillar tus dientes al menos dos veces por día con un cepillo de calidad y pasta dental fluorada; realiza una limpieza interdental al menos una vez al día. Si el cepillado te resulta doloroso, intenta con un cepillo suave o extra suave y una pasta dental con un sabor suave. Si utilizas enjuague bucal, evita los que contienen alcohol ya que la astringencia del alcohol te puede “arder”. Sigue las instrucciones que te proporcione tu dentista e higienista dental, y no olvides consultarles si tienes alguna pregunta o consulta sobre tu salud oral y el cuidado de tu cáncer. Recuerda, un buen cuidado oral durante la terapia contra el cáncer contribuirá al éxito de la misma.

¿Qué es el cáncer oral?

El cáncer es el crecimiento descontrolado de células que invaden y dañan un tejido saludable. El cáncer oral, también conocido como cáncer de boca, incluye a todos lo cánceres que se presentan en los labios, mejillas, lengua, base de la boca, el paladar y la garganta. La Sociedad de Cáncer de Estados Unidos estima que durante 2013 en los Estados Unidos se diagnosticarán más de 41.000 nuevos casos y que más de 7.800 muertes serán atribuibles al cáncer oral. Cuando se diagnostica en una etapa temprana del desarrollo, la tasa de supervivencia del cáncer oral es de entre un 80 y 90%. Desafortunadamente, la mayoría de los casos de cáncer oral sólo se descubren en las etapas más avanzadas.


El cáncer oral es uno de los tipos de cáncer más frecuentes. Cualquier persona puede padecer cáncer oral pero el riesgo se incrementa si eres hombre, mayor de 40 años y consumes tabaco y alcohol. La exposición solar significa un riesgo de cáncer de labios —al igual que lo es para el cáncer de piel. El riesgo de contraer cáncer esta ahora incrementándose entre los grupos etarios más jóvenes y se asocia con el virus del papiloma humano (HPV-16), que también es responsable de la mayoría de los casos de cáncer de cuello de útero.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer oral?

El síntoma más frecuentes del cáncer oral es una úlcera bucal que no cicatriza o una irritación que no desaparece. Otros síntomas pueden incluir:

  • Una mancha roja o blanca (o con puntos rojos y blancos) en algún lugar de la mucosa bucal, labios o garganta
  • Un bulto o área engrosada, con una costra o deteriorada
  • Dificultad al masticar o tragar, hablar o mover la lengua
  • Un dolor o una sensación de que algo puede haber quedado atascado en la garganta
  • Entumecimiento o pérdida de sensibilidad, o dolor y sensibilidad
  • Cambios en el ajuste de las prótesis
  • Pérdida de peso drástica o inexplicable


Ilustración: Las manchas cancerígenas y pre-cancerígenas pueden aparecer en cualquier parte de la mucosa bucal y normalmente se presentan como manchas rojas o blancas..

¿Cómo puedo reducir las probabilidades de desarrollar cáncer oral?

Para reducir las probabilidades de desarrollar cáncer oral:

  • Visita a tu dentista al menos una vez por año para que te realice un examen de detección de cáncer oral. La visita dental regular es una excelente oportunidad para que tu dentista o higienista dental examine tu rostro, cuello y labios, y toda la boca, en busca de posibles signos de cáncer. Incluso si no tienes ningún diente natural y sólo tienes prótesis completas, es importante que te examinen la boca una vez al año para detectar signos del cáncer oral. Un diagnóstico temprano aumenta las probabilidades de que el tratamiento tenga un resultado exitoso.
  • No fumes ni consumas productos con tabaco (se ha demostrado que el tabaco sin humo o el tabaco de mascar aumentan el riesgo de cáncer oral)
  • Bebe alcohol sólo con moderación
  • Realiza una dieta bien balanceada y rica en nutrientes
  • Limita la exposición al sol
  • La Academia de Cirujanos Orales y Maxilofaciales de Estados Unidos recomienda que todas las personas se realicen mensualmente un auto-examen de detección de cáncer oral como método de detección temprana y para que el tratamiento proporcione mejores probabilidades de cura. Para realizarse un auto-examen:
    • Remueve la prótesis y las dentaduras postizas
    • Observa y palpa los labios y el frente de las encías
    • Inclina la cabeza hacia atrás para inspeccionar y palpar la parte superior de la boca (paladar)
    • Jala cada mejilla hacia fuera para ver dentro, su superficie y la parte posterior de las encías
    • Saca la lengua y observa las superficies
    • Sinta se há quaisquer caroços nas laterais do pescoço e abaixo da mandíbula inferior.

Contáctate con tu dentista inmediatamente si notas algún cambio en la apariencia de tu boca o si notas algún signo y síntoma de los que se mencionan anteriormente.



Ilustración: Realízate un auto-examen observando debajo de la lengua, tan profundo en la garganta como puedas y en el paladar si es posible. No olvides las mejillas.