Bebés/Niños pequeños (0-6 años)

Desarrollar buenos hábitos de higiene oral a una edad temprana pueden llevar a una buena salud oral para toda la vida. Aunque los bebés tienen los 20 dientes primarios cuando nacen, éstos solo comienzan a aparecer en la boca aproximadamente a los seis meses de edad. El proceso de aparición de los dientes continúa hasta casi los dos años y medio. Resulta fundamental el cuidado de esos pequeños dientes para que tenga una buena salud oral cuando comiencen a aparecer los dientes permanentes. Recuerda programar la primera visita dental a partir de los 12 meses de edad.
 

 

Pregunta

¿Con qué frecuencia su hijo debe tener rutinarios chequeos dentales Acerca de caries de la primera infancia o de enfermería botella decadencia, y si su bebé está en riesgo

 

Cuenta

Su dentista si la dentición continúa durante más de 7 y ndash ; 10 días Su pediatra o médico si su hijo tiene fiebre (100.4 & deg ; C ) que no desaparece con medicamentos como el paracetamol

 

Haz

Comience a limpiar su hijo y rsquo ; s los dientes una vez que emergen en la boca Use sólo una mancha de pasta dental con flúor en un niño y rsquo ; s cepillo de dientes después de 6 meses de edad ; aumentar este a los 2 años a una cantidad pequeña

Use chicle sin azúcar o xilitol para estimular la producción de saliva para ayudar a mantener la boca húmeda

 

recuerda

Use un cepillo especialmente diseñado para los bebés y sus cuidadores no ponga nada en el baby & rsquo ; s o bebé y rsquo ; la boca s que ha estado en los dientes de la boca generalmente comienzan a emerger de la edad de seis meses, pero esto puede variar ampliamente arreglos para que su hijo y rsquo ; s primera visita al dentista por los 12 meses Si un niño y rsquo ; s diente se cae o se cae suelta , toma al niño y el diente a un dentista tan pronto como sea posible. Mantenga el diente limpio y guárdelo en un envase de leche fresca , reemplazarlo en el socket, o mantenerlo en su propia boca .

 

 

Para mayor información, haz clic sobre una pregunta

¿Qué es la dentición? ¿Cuándo debo buscar asesoramiento dental o médico?

La dentición es una serie de condiciones que se presentan en los niños al momento en que los dientes “salen” desde la mandíbula, a través de las encías y emergen en la boca. Los dientes del bebé aparecen en la boca a partir de los seis meses hasta que los últimos molares aparecen a los dos años y medio. Estos tiempos son solamente aproximados y pueden variar en hasta seis meses o más.

La dentición es un proceso perfectamente normal del desarrollo y crecimiento infantil. Muchos niños atraviesan el proceso sin inconvenientes. Sin embargo, en algunos casos el proceso puede ser muy exigente tanto para el niño como para el adulto.

Durante la dentición, el niño se centra en su boca más de lo normal y puede tender a querer masticar algo en el área donde le está saliendo el diente. A veces, la encía que rodea al diente que está saliendo puede inflamarse, lucir roja y estar adolorida. El proceso de dentición en sí mismo no causa fiebre ni diarrea, pero estas condiciones suelen presentarse al mismo tiempo.

Consulta a tu dentista, dentista pediátrico, o pediatra si tu niño tiene fiebre (mayor a 100,4°F) durante la dentición. Independientemente de la edad de tu niño, contacta a tu pediatra si:

  • Tiene fiebre y no baja con medicinas
  • Está inconsolable
  • Se alimenta mucho menos de lo normal
  • Está apático, letárgico o no se despierta


Ilustración: El primer diente del niño “sale” desde la mandíbula, a través de las encías y emerge en la boca. Los incisivos centrales inferiores son normalmente los primeros en salir. A menudo, uno aparece varias semanas antes que el otro.

¿Cuáles son los típicos signos de que un niño está endentando?

  • Muerde o mastica objetos duros, los dedos o nudillos, etc.
  • Babea. A menudo esto ocurre antes de que empiece el proceso de dentición.
  • Se rehúsa a comer.
  • Tiene problemas del sueño.
  • Está malhumorado e irritable.

¿Cuándo tendría que comenzarle a salir los dientes a mi niño y en qué orden debo esperar que aparezcan?

La dentición infantil, también conocidos como dientes de leche, deciduos o primarios, tienden a salir de a pares derechos e izquierdos. El patrón general que se presenta en la mayoría de los niños es el siguiente:

  • Los incisivos centrales inferiores salen a los 6-8 meses aproximadamente
  • Los incisivos centrales superiores salen a los 8 meses aproximadamente
  • Los incisivos laterales superiores salen a los 10 meses aproximadamente
  • Los incisivos laterales inferiores salen a los 10 meses aproximadamente
  • Los primeros molares salen a los 14 meses aproximadamente
  • Los caninos salen a los 18 meses aproximadamente
  • Los segundos molares salen a los 30 meses aproximadamente


Ilustración: A los 6–8 meses, salen los incisivos centrales superiores e inferiores.



Ilustración: A los 10–12 meses, salen los incisivos laterales superiores e inferiores.



Ilustración: A los 14–18 meses, salen los primeros molares inferiores.



Ilustración: A los 18–20 meses, salen los caninos superiores e inferiores.



Ilustración: Aproximadamente a los 30 meses salen los segundos molares superiores e inferiores, y completan así toda la serie de la dentición temporal.


Si bien al proceso de dentición también se lo conoce como “cortar los dientes”, cuando salen los dientes, éstos en realidad no cortan la encía. Sino que se liberan químicos especiales en el tejido gingival, lo que permite que las células se separen y que los dientes crezcan a través de ellas. Durante este cambio en el tejido gingival, pueden presentarse infecciones leves e inflamación.

¿Cómo puedo aliviar las encías de mi bebé que lucen irritadas durante la dentición?

Primero, verifica que tu niño está endentando, pasando suavemente un dedo limpio por sobre sus encías, notando si hay alguna hinchazón o dureza en la punta de un diente. Si confirmas que está endentando:

  • Seca la saliva entorno a la boca, rostro y cuello del bebé con un paño limpio para prevenir que se irrite.
  • Considera utilizar un anillo de dentición si el bebé necesita morder algo duro. Algunos bebés disfrutan de un anillo de dentición que haya sido suavemente ablandado.
  • Asegúrate de que el bebé no pueda acceder a morder objetos pequeños, dado que estos puede ser peligroso que se los trague o se ahogue con ellos.
  • Frota suavemente las encías con un paño fresco, limpio y húmedo.
  • Intenta alimentar a tu bebé con alimentos frescos y blandos, tales como yogur o compota de manzana.

Consulta a tu dentista, dentista pediátrico o pediatra si un único episodio de dentición dura más de 5–7 días. Consulta a tu pediatra acerca de cómo tomar la temperatura de tu niño y a qué temperatura hay que solicitar asistencia médica.


Que no hacer:

No amarres el anillo de dentición o similar alrededor del cuello de tu niño.
No coloques nada congelado (o retirado directamente del freezer) sobre las encías o el rostro de tu niño.
No le des una aspirina a tu niño ni la coloques contra sus encías o dientes.
No frotes alcohol sobre las encias de tu bebé.
No permitas que tu niño juegue con juguetes pintados por el riesgo de ingestión de plomo.

¿Cómo debo cuidar de un diente de leche que acaba de salir a través de la encía?

Cuando sale el primer diente, el mismo puede limpiarse con la punta limpia y húmeda de una gasa o paño suave. La limpieza por medio de un cepillado suave deberá iniciarse cuando toda la dentición haya salido. Utiliza un cepillo de dientes ultra suave, con cabeza pequeña y diseñado especialmente. Intenta cepillar todas las caras de cada diente. A partir de los seis meses, puede utilizarse un poco de pasta dental con flúor. No recargues el cepillo de dientes con más pasta.

El cepillado puede ser dificultoso. Acuesta a tu niño con su cabeza cerca de ti sobre la mesa donde le cambias los pañales. Utiliza tus dedos para levantarle suavemente el labio y tener un mejor acceso a su boca.



Ilustración: GUM® Crayola™ Pip-Squeaks™ Cepillo de dientes con un “poco” de pasta dental con flúor.

¿Cómo protejo a mi bebé/niño pequeño de la caries?

Los bebés nacen sin las bacterias que ayudan a provocar las caries. Las adquieren por medio de sus padres o cuidadores, por el contacto con la saliva a través de cucharas cuando se prueba su alimento, cepillos de dientes y cuando se limpia su chupón en la boca del adulto en lugar de utilizar agua. Por tanto, evita su contacto con tu saliva y asegúrate de que todos los adultos y miembros de la familia que están en contacto con el bebé se realicen controles dentales periódicamente y tengan una boca saludable también. Otras acciones importantes incluyen:

  • Limpiar diariamente la boca del bebé con un paño suave y húmedo antes de que le salgan los dientes
  • Una vez que los dientes comiencen a aparecer, cepíllalos dos veces por día
  • Preguntarle a tu dentista, dentista pediátrico o pediatra sobre la cantidad correcta de flúor a utilizar.
  • Evitar alimentos pegajosos y refrigerios poco saludables entre comidas. El queso, el yogur y las frutas frescas son buenos refrigerios.
  • No rellenar los biberones o tazas nocturnas con nada que no sea agua. Los azúcares naturales presentes en la leche o el jugo se convierten en ácidos por las bacterias y pueden causar caries.
  • Programar la primera visita dental para que tenga lugar antes de los 12 meses de edad.

Recuerda que tu salud dental es importante no solo por ti sino también por el bebé. Realízate una revisión dental periódicamente, cepilla tus dientes dos veces al día, realiza una limpieza interdental al menos una vez por día y no coloques nada en la boca del bebé que haya estado anteriormente en tu boca o en la de un familiar o adulto a cargo.

¿A qué edad los niños comienzan a perder los dientes de leche?

Aproximadamente a los 6-7 años, los niños comienzan a perder los dientes de leche y continúan hasta los 12–14 años. Por lo general, el primer diente de leche que pierden comenzará a aflojarse a los 5–6 años y luego se les caerá. Los dientes de leche o primarios son importantes para que los niños puedan alimentarse, hablar, sonreír, y más importante aún, para guardar y mantener el espacio donde crecerán los dientes definitivos.



Ilustración: El Hada de los Dientes comenzará sus visitas aproximadamente a los 6 años de edad.


El período de tiempo durante el cual conviven los dientes de leche con los permanentes, desde los 6 a 14 años, es el tiempo en el cual cambia la apariencia, ya que hay algunos dientes de leche pequeños mezclados con algunos dientes permanentes que -por el tamaño del rostro del niño- lucen muy grandes. Durante esta etapa de transición de dentición mixta, muchos adultos se preocupan de que sus niños no luzcan bien y necesiten ortodoncia correctiva. A partir de los 12 meses de edad, el niño debe tener un “hogar dental” y debe comenzar con las visitas periódicas al dentista. Visitar periódicamente al dentista permitirá que haya un control adecuado del crecimiento y la apariencia dental del niño.



Ilustración: Los recientes dientes permanentes de tamaño adulto pueden lucir desproporcionados respecto al rostro del niño y a los dientes de leche remanentes.

¿A qué edad comienza a salir el primer diente permanente?

El primer diente permanente comienza a salir a los 6–7 años y –por lo general- son los primeros molares inferiores—en la parte trasera de la boca en la mandíbula inferior. Cuando aparecen estos dientes, es importante asegurarse que la limpieza cotidiana del cepillo de dientes llegue hasta atrás para mantener a estos dientes limpios y para que reciban el flúor contenido en la pasta dental. A veces, los incisivos inferiores aparecen primero y reemplazan los incisivos de leche. La superposición de dientes a medida que salen y ocupan su posición natural no resulta inusual.

¿En qué orden salen los dientes permanentes?

Mandíbula SuperiorEdad
Incisivo Central a los 7–8 años
Incisivo Lateral a los 8–9 años
Canino a los 11–12 años
Primer premolar a los 10–11 años
Segundo premolar a los 10–12 años
Primer molar a los 6–7 años
Segundo molar a los 12–13 años
Tercer molar a los 17–21 años
Mandíbula InferiorEdad
Incisivo Central a los 6–7 años
Incisivo Lateral a los 7–8 años
Canino a los 9–10 años
Primer premolar a los 10–12 años
Segundo premolar a los 11–12 años
Primer molar a los 6–7 años
Segundo molar a los 11–13 años
Tercer molar a los 17–21 años


Ilustración: Antes de salir en la boca, los dientes se desarrollan varios muchos años en lo profundo de la mandíbula. Imagen izquierda: un niño de aproximadamente 8 años; Imagen derecha: un niño de aproximadamente 10–11 años.

¿Qué cantidad de pasta dental debo utilizar a la hora de limpiar los dientes del bebé?

En caso de los niños menores a 2 años, utiliza solo una pequeña cantidad de pasta dental con flúor. A partir de los 2–5 años, utiliza una cantidad del tamaño de un frijol y a partir de los 6 años puedes ir incrementando la cantidad. Tu dentista, dentista pediátrico, higienista dental o pediatra pueden aconsejarte según las necesidades de tu niño y el riesgo de desarrollar caries.

Una pequeña cantidad de flúor A es buena para los dientes, los fortalece y protege contras las caries. Demasiado flúor puede ser dañino, por tanto todas las fuentes de flúor (pasta dental, gotas de flúor y tabletas) deben ser mantenidas fuera del alcance de los niños.

 

 

Ilustración: Una pequeña cantidad de pasta dental entre los 6–24 meses; una gota de pasta dental del tamaño de un frijol entre los 2–5 años; una franja normal de pasta dental a partir de los 6 años y en adelante.

 

¿Qué cepillo de dientes es el más adecuado para los bebés?

Elige un cepillo de dientes diseñado exclusivamente para niños. Los cepillos con cerdas redondeadas y suaves o ultra-suaves resultan gentiles tanto con los dientes como con las encías pero limpian bien y remueven la placa dental. El mango debe ser de fácil agarre tanto para el niño como para el adulto.


El cepillado puede ser dificultoso. Acuesta a tu niño con su cabeza cerca de ti sobre la mesa donde le cambias los pañales. Utiliza tus dedos para levantarle suavemente el labio y tener un mejor acceso a su boca.


No utilices un cepillo de dientes ajeno y evita poner el cepillo del niño en tu boca, ni siquiera para mostrarle cómo se hace ni para persuadirlo. Los cepillos de dientes pueden alojar bacterias y contagiar infecciones.

¿Con qué frecuencia debo cambiar el cepillo de dientes del niño?

Cambiar el cepillo de dientes periódicamente resulta importante para la salud dental en general. Los cepillos de dientes tienen el potencial de alojar bacterias y hongos en la base misma de las cerdas. Se recomienda cambiar el cepillo dental cada tres meses o inmediatamente luego de haber sufrido un resfrío, una gripe o una infección en la garganta.

¿A qué edad debe mi niño visitar al dentista por primera vez?

Ambos grupos de expertos en la salud oral y general de los niños, la Academia de Pediatría de los Estados Unidos y la Academia de Odontología Pediátrica de los Estados Unidos, recomiendan que todos los niños hagan su primer visita al dentista para los 12 meses de edad. Las caries de la primera infancia son de la más común de todas las enfermedades que afecta a los niños.

Hacia el primer cumpleaños del niño, debe tener lugar un examen dental inicial. Luego, de acuerdo con las recomendaciones del dentista, habrá revisiones periódicas y de rutina. Las revisiones dentales de rutina son una de las cosas esenciales que el padre o adulto a cargo debe realizar para proteger la salud y el desarrollo del niño.



Ilustración: En las primeras visitas dentales, los niños son normalmente acompañados por el dentista y el adulto.

¿Pueden los niños tomar exceso de flúor?

Los efectos beneficiosos del flúor para prevenir la caries han sido demostrados una y otra vez en ensayos clínicos en todo el mundo. Sin embargo, un exceso puede ser perjudicial. El flúor se encuentra naturalmente presente en algunas fuentes agua, y es ajustado en otras (incrementado o reducido) hasta obtener un nivel óptimo. También se le agrega flúor a la pasta dental y está disponible como suplemento en forma de gotas o tabletas. Consulta a tu dentista, dentista pediátrico o pediatra acerca de los niveles ideales y las fuentes de flúor conforme a las circunstancias individuales de tu niño.


Si crees que un niño ha consumido una cantidad de flúor en exceso por accidente, como por ejemplo el contenido del tubo de la pasta dental, una botella de enjuague bucal con flúor o una botella de vitaminas que también contienen flúor, contacta inmediatamente al centro a de toxicología (Tel: 1-800-222-1222) o llamar al 911.


Un exceso de flúor puede provocar una fluorosis de los dientes permanentes en desarrollo. Los casos leves de fluorosis presentan pequeñas manchas o motas blancas en el esmalte del diente. En los casos más avanzados el esmalte puede adquirir un color marrón y picarse. La apariencia de los dientes afectados por la fluorosis puede ser altamente mejorada a través de tratamientos relativamente simples que tu dentista puede llevar a cabo.

¿Qué debo hacer si le golpean algún diente a mi niño y lo pierde o le queda flojo?

Los niños suelen tener muchos accidentes y con frecuencia sufren heridas leves. Si una lesión ocurre alrededor de la boca, esto puede resultar muy inquietante tanto para el niño como para el adulto, ya que a menudo se presenta un sangrado que puede lucir peor de lo que es, dado que la saliva del niño hace que la sangre luzca más abundante de lo que es en realidad.


Los niños pequeños tienen muchas caídas y los accidentes y los dientes de leche pueden ser fácilmente heridos. Si los dientes o la boca se lesionan en contacto con un dentista, dentista pediátrico , o un pediatra lo antes posible . No dude en llamar al número de emergencia si después de las horas normales de oficina .


Si a tu niño le golpean en algún diente y se le cae o le queda flojo, mantén el diente limpio y guárdalo en un contenedor de leche fría, mantenlo en la cavidad o guárdalo en tu propia boca hasta que un profesional te proporcione mayores instrucciones.